Lista para ser feliz

Te preguntarás qué pasó — qué cambió en mí que me permitió reconocer que yo era el amor de mi vida. La verdad es que, antes de que esto sucediera, yo no tenía idea de cómo funcionaba mi mente.

Yo estaba estudiando el Curso y otras perspectivas, pero no estaba viviendo lo que los libros decían porque mi creencia subconsciente en la separación no me dejaba cambiar.

La diferencia llegó cuando finalmente estuve lista para ser feliz. Sólo yo podía escoger la felicidad; los libros y los cursos no podían hacerlo por mí. Después de todo, cada uno de nosotros es el que toma las decisiones en nuestras vidas y, cuando nos conectamos a ese poder, ¡entonces es que estamos listos para los milagros!

Estuve lista al reconocer cuando me estaba aferrando a un resentimiento o buscando la felicidad “allá afuera.” Hacer estas dos cosas son maneras de convencernos que el Dios dentro de nosotros no es real y que tenemos que bus- car la salvación en otro sitio.

Con la práctica, empecé a reconocer estos pensamientos y emociones y decidí entregárselas al Espíritu Santo. Constantemente practicaba el entregarle todo a Él, aun cuando no sentía que el proceso estuviera funcionando. Yo escogía de nuevo — una y otra vez.

Mientras más lo hacía, más podía ver un mundo en- tero dentro de mí, uno increíblemente hermoso y que no dependía de las cosas externas. Perdí mi apego al mundo externo, y cada día me importaba menos y menos.

Yo re- citaba este mantra:
Yo soy el amor de mi vida porque soy de Dios.

Con esta práctica y de forma gradual, cultivé un genuino amor por mí misma, en otras palabras, experimenté mi verdadero Ser dentro de Dios. Ya cuando sentí esto, tener un novio simplemente no era tan importante.

Tú también puedes elegir. Elige ser el amor de tu vida cuando estés listo para serlo. Puedes tomar esa decisión ahora mismo. Todo lo que tienes que declarar es “¡Estoy dispuesto!” Opta por la verdad, la mente correcta, el amor santo, Dios, como quieras llamarlo. Entonces comienza a vivir tu decisión.

Práctica: Viendo las relaciones de una manera diferente

Piensa en las relaciones de tu vida que te parecen tensas, esas donde hay mucho ego envuelto y no mucha honestidad. Haz una lista con el nombre de las personas con las cuales tienes ese tipo de relación.

Entonces, respira profundo varias veces hasta que sientas tranquilidad interior.

Piensa en cada una de esas personas y, al verlas pasar por tu mente, pregúntale al Espíritu Santo:

¿Para qué es esta relación?
¿Cómo puedo verla desde una perspectiva diferente?
¿Cómo puede servir al Amor esta relación?

Ahora, escribe todo lo que te venga del Espíritu Santo.
No te preocupes si lo que escribes no te hace mucho sentido al principio. Confía en el pro- ceso.

Hasta puedes escribir, “No me viene nada a la cabeza,” hasta que sientas que algo nuevo surge. Esto te va a ayudar a conectarte con tu sabiduría interna. Con la práctica, vas a comenzar a tener nuevos conocimientos y perspectivas acerca de las relaciones más importantes y conflictivas

P.D: Más sobre la felicidad según de UCDM en mi capítulo 7 de mi nuevo libro 
¡Vive Feliz!
Quítate del medio y descubre el amor dentro de ti
Ahora en preventa en Amazon
https://www.amazon.com/Vive-Feliz-Quítate-descubre-Spanish/dp/1608685322/