Siendo actriz y anfitriona de televisión por la mayor parte de mi vida adulta, nunca tuve ingresos estables. Sólo ganaba dinero cuando me daban un papel. Esto me ayudó a aprender a confiar en el flujo de dinero en mi vida y la seguridad que viene de saber que siempre tengo provisión.

Sí, hubo veces después de mi divorcio que lo que me quedaban eran unos pesos en el banco, pero ni me preocupé. Pagaba mis cuentas felizmente, sabiendo que mi fuente es inagotable. Yo nunca sufrí de pensamientos de escasez y ¡gracias a Dios porque mis problemas con los hombres han sido suficiente!

Decidí mudarme de mi apartamento en Los Ángeles en la primavera del 2013, cuando el mercado de bienes raíces estaba hecho pedazos. La única opción que tuve fue vender el apartamento por menos de lo que lo había comprado.

Un día me quedé sorprendida cuando el muchacho am- able que estaba manejando la venta me dijo, como si es- tuviera haciéndome una pregunta: “¿Eres tan feliz? Acabas de pasar por un divorcio, perdiste un bebé, no tienes dinero, estás vendiendo tu apartamento por menos y eres fe- liz . . . ¿Cómo?” En ese momento, sentí una ola de amor recorrer mi cuerpo porque me di cuenta de lo libre que me sentía. Estaba agradecida y orgullosa de mí misma, y no lo había notado antes.

Fue un momento bello. Dije, “Sí, soy feliz, porque yo sé que nada de eso realmente importa. Mi provisión es eterna y no tiene nada que ver con este mundo.” De repente, pude ver que todas las cosas que me habían pasado eran regalos, cada una dándome una oportunidad de recordar quien era en realidad. Esta es la verdadera abundancia y ¡estoy muy agradecida porque estuve lista para aceptarla!

ORACIÓN DE ABUNDACIA
Aquí te comparto una oración breve que puedes usar así como está, o que puedes adaptar a tus propias palabras para ayudar a enfocarte en la abundancia interna. Si estás sufriendo por dinero o por alguna otra escasez material, úsala a diario para llegar a la raíz del problema:

“Gracias Dios por la conciencia de abundancia que ya existe en mi mente. Estoy dispuesto a entender mi herencia a un nivel más profundo. Dejo ir mi identificación con el cuerpo y con todo lo externo. Regreso a tus brazos y reconozco que lo tengo todo y no me falta nada. Amparado en la verdad, soy uno con todo, soy íntegro y santo. Gracias, Dios, por nunca abandonarme, por siempre estar aquí adentro de mí. Y gracias por darme al Espíritu Santo como una herramienta divina para conectarme con mi esencia, que nunca ha dejado de existir.”

Que tengas un día de abundancia,
Maria Felipe

P.S.: Más sobre abundancia según de UCDM en mi capítulo 8 de mi libro nuevo 🙂
¡Vive Feliz!
Quítate del medio y descubre el amor dentro de ti
Ahora en preventa en Amazon
https://www.amazon.com/Vive-Feliz-Quítate-descubre-Spanish/dp/1608685322/